I got willpower wrong

Updated: Aug 13, 2019


[Baja al final de esta página para la versión en español de este post]

I grew up thinking that willpower was like a pie: at the moment they were serving it, some got a bigger slice than others; and a few of us got nothing!

I was wrong. Willpower is not the capacity to say no to temptation (an inevitable consequence of the diet culture in which we live). It is about exercising our free will; that incredible ability to either do what we want to do, or not do what we don't want to do.

The difference between Lina in 2019 (sane around food) and Lina in 1999 (insane around food), is that today I understand that I have choices, that those choices have consequences, and that I am responsible for those consequences regardless of whether they are good or bad.

Could prohibition have anything to do with willpower?

Interestingly, I only heard about willpower in the context of eating and exercise. "She's fat because she doesn't have willpower", or "she's kept her figure after the liposuction because her willpower is hard as steel”.

I never had the willpower to avoid the box of Kinder bars and lacked the willpower to not go repeatedly into the kitchen one hour after breakfast to pinch the bread (trying to not be seen). I couldn’t do the pineapple and tuna diet for more than a week. I simply couldn’t stop desiring the foods I had declared forbidden!


[Get my posts twice a month to trigger mindset shift around food and body]

The reason wasn’t that I didn’t get a slice of the “willpower pie”. It was a direct result of my attitude and mindset towards food. Numerous studies (like this one, this one or this one) show that the more we try to restrict and control our food, the more we rebel and eat.

Because our bodies are complex and magnificent, biology also comes into play when we deprive and restrict. A diet (or any intent to control your food intake) where you eliminate live-sustaining nutrients, pushes your body into starvation mode. The result is that you’ll want to binge-eat in preparation the next period of famine—just like it happened to our ancestors thousands of years ago.

Lina in 2019

Transforming the way I thought about food was key to feel sane around what I eat. Not willpower.

In my life, this new attitude arises when I forget about the peanut butter in my pantry or when I'm say no to the third weekend of pizza (this happened recently). I don’t say no to pizza due to self-control. I have no internal rule forbidding me from eating it, so I don’t feel like I’m depriving myself of anything. I know that three weekends in a row of eating pizza negatively impact my energy levels, mental clarity, and digestion, and that’s not how I want to feel. I call this the ‘ownership mentality.’ Sometimes I choose to have pizza, cake and wine on a Sunday night, and I also own the consequences of that choice.

What you can do

The transition from a diet mindset to an ownership mentality doesn't happen overnight. It also takes practice. Instead of feeling limited by what you can and can’t eat, start by recognizing that you have options.

Ask yourself how you wish to feel after the meal is over. Next time you go out to dinner with friends and feel the need to control your food, replace the, "I can't eat the bread because it will make me fat", for "I can eat the bread if I want. But I choose not to eat the bread because it will impact my digestion and I don't want to feel heavy". If you decide to eat the bread, go ahead! But own the consequences without judgement or guilt.

Give yourself permission. You'll see how slowly you'll internalize freedom and ownership of choice.

I figured it out and I want to help you do the same. Download my free guide with more steps on how to feel sane around food again here.

The information provided in or through this Website is for educational and informational purposes only and solely as a self-help tool for your own use.

Entendí mal la fuerza de voluntad

Crecí pensando que la fuerza de voluntad era como un pastel: en el momento en que lo servían, a algunos les daban un pedazo más grande que a otros, y a unos pocos ni siquiera nos servían.

Estaba equivocada. La fuerza de voluntad no es la capacidad de decir no a la tentación (una consecuencia inevitable de la cultura de dieta que prevalece).

Se trata más bien de ejercer nuestra voluntad; esa increíble habilidad para hacer lo que queremos hacer o no hacer lo que no queremos hacer. La voluntad se ejerce cuando tenemos opciones. Sin alternativas, la voluntad no se puede ejercer.

La diferencia entre la Lina de 2019 (cuerda alrededor de la comida) y la Lina de 1999 (con una relación enfermiza con la comida), es que hoy entiendo que sí tengo opciones (atracarme o no), que cada decisión tiene consecuencias, y que soy responsable de las consecuencias, independiente de si ellas son buenas o malas. Me apropio de ellas.

¿Podría la prohibición tener algo que ver con la fuerza de voluntad?

Curiosamente, solo escuché hablar sobre fuerza de voluntad en el contexto de la comida y el ejercicio. "Está gorda porque no tiene fuerza de voluntad" o "mantuvo su figura después de la liposucción porque su fuerza de voluntad es tan dura como el acero", por ejemplo.

Yo nunca tuve la fuerza de voluntad para no comprar la caja de barritas Kinder o simplemente comerme una y guardar el resto. Me faltó la fuerza de voluntad para no ir repetidamente a la cocina una hora después del desayuno para pellizcar el pan (a escondidas). La dieta de la piña y el atún solo pude hacerla por una semana. ¡Simplemente no podía dejar de hacer esas cosas que había declarado prohibidas!

[Recibe mis posts dos veces al mes para estimular nuevas formas de pensar sobre el cuerpo y la comida]

La razón no fue que me tocó ni una miga del pastel de la fuerza de voluntad. Fue un resultado directo de mi actitud y mentalidad alrededor de la comida. Numerosos estudios (como este, este o este) muestran que cuanto más intentamos restringir y controlar la comida, más nos rebelamos y comemos.

Debido a que nuestros cuerpos son complejos y magníficos, la biología acompaña a la mente cuando nos privamos y restringimos. El cuerpo percibe las diestas o cualquier intento de controlar el consumo de alimentos, como hambruna. En el momento en que te expones a los alimentos "prohibidos", tu biología te llevará a comer en exceso, tal como le sucedía con nuestros antepasados ​​hace miles de años.

La Lina de 2019

Transformar el modo como pensamos la comida es la clave para recuperdar la cordura alrededor de lo que comemos, no es fuerza de voluntad.

En mi vida, esta nueva actitud y mentalidad se presenta cuando me doy cuenta de que me he olvidado de la mantequilla de maní en la despensa o de que puedo decir no al tercer fin de semana de pizza (ocurrió recientemente).

No es mi capacidad de auto-control la que explica que diga no al tercer fin de semana de pizza. Ya no tengo ningún sistema de reglas prohibiéndome que coma pizza, así que no se siente como si me estuviera privando. Decido libremente que no hacerlo es la mejor decisión para mi nivel de energía, claridad mental y digestión. A esto lo llamo la mentalidad de apropiación. A veces mi decisión es comer pizza, postre y vino los domingos por la noche. Me apropio de esta decisión y de sus consecuencias.

Lo que puedes hacer

La transición de la mentalidad de dieta a la mentalidad de apropiación no sucede de la noche a la mañana y requiere práctica. En lugar de sentirte limitada por lo que no puedes comer, empieza por reconocer que tienes opciones.

Pregúntate cómo te quieres sentir luego de comer. La próxima vez que salgas a cenar con amigos y sientas la necesidad de controlar tu comida, reemplaza el "no puedo comer el pan porque me hará engordar", por "puedo comerme el pan si quiero. Elijo no comérmelo porque impactará mi digestión y no me quiero sentir pesada". Si decides comerte el pan, adelante. Pero aprópiate de las consecuencias sin juicio ni culpa.

Date permiso. Verás cómo lentamente internalizarás que tienes opciones, que puedes escoger, y que es importante apropiarte de las consecuencias.

Lo descubrí y quiero ayudarte a hacer lo mismo. Descarga mi guía gratuita en español con más pasos sobre cómo sentirse cuerda con la comida aquí.

La información proporcionada en este post y a través de este sitio web es solo para fines educativos e informativos, y solo es una herramienta de autoayuda para tu propio uso.

#EatingDisorder #Foodfreedom #Mindset #Weight #binge #Overeating

© 2017-Present Live Well Way, LLC